Clientes complacidos: ¿cómo lograrlo?

Clientes complacidos

Clientes complacidos: ¿cómo lograrlo?

Los clientes complacidos o satisfechos son aquellos que el producto o servicio que recibieron, coincide con sus expectativas. Un cliente complacido es la mejor y más valorable publicidad que puede tener una empresa o negocio.

Un cliente satisfecho, no solo se convierte en una herramienta publicitaria gratuita, sino que seguirá comprando en forma habitual. Por esta razón es que se los debe cuidar. Estadísticamente cuesta siete veces más conseguir un cliente nuevo, que mantener complacido a un cliente habitual.

La importancia de la comunicación con el cliente

La comunicación fluida con el cliente es fundamental para su satisfacción. Se logra teniendo un equipo de trabajo bien definido, en la atención al cliente, servicio postventa y el soporte técnico. Esto forma parte de la imagen que proyecta la empresa.

La comunicación fluida con los clientes incluye:

  • Responder las consultas y dudas en forma concreta, amable, precisa y en el menor tiempo posible.
  • Resolución de problemas o de las distintas situaciones que puede provocar la utilización del producto o servicio.
  • Transmitir empatía con el cliente y confianza, ante una situación de gravedad, como puede ser un reclamo.
  • Proveer a los clientes de un feedback de calidad con las demás dependencias de la empresa. De esta manera, el cliente encontrará la solución a sus problemas, quejas y reclamos, contactando con el área específica de la empresa o negocio

Ofrecer varios canales de comunicación y mantenerlos optimizados es una de la técnicas de fidelización de clientes.

Los mejores tips para lograr clientes complacidos

Algunos tips para lograr clientes complacidos, son los siguientes:

  • Mantener contacto frecuente con el cliente
  • Observar y escuchar al cliente es una regla de oro, esto crea en el cliente una sensación de cercanía con la empresa. Se establece un diálogo que permite ofrecerle productos, informarle sobre el lanzamiento de uno nuevo, invitándolo a conocerlo personalmente. Se produce así una ida y vuelta enriquecedora, tanto para el cliente como para la empresa. El cliente recomienda los productos de la empresa y a la vez, obtiene información valiosa
  • Entregar un valor agregado. Hay muchas formas de complacer al cliente mediante algún valor agregado, como ser acortando el tiempo de entrega. O a través de un descuento, entrega sin cargo en el domicilio del cliente, entre otros valores
  • Buen trato y empatía. El buen trato, el respeto y la educación son valores que todos aprecian, y que son imprescindibles en todas las áreas de la empresa. No sólo en atención al cliente. El cliente se debe sentir especial tanto en las redes sociales, en un correo electrónico, telefónicamente o en forma presencial. Las empresas que ponen grabaciones para responder a sus clientes, no tienen una buena política comercial
  • La opinión del cliente, es importante. Recabar la opinión del cliente, no solo sobre los productos existentes, sino consultarlo sobre el lanzamiento de alguno nuevo. La simple pregunta de qué le parece, es una forma de hacerlo interactuar y a aumentar su satisfacción para con la empresa.
  • Cumplir siempre con lo prometido u ofrecido. Para lograr un cliente complacido, no solo se debe contar con un producto de primera calidad. El producto debe ser idéntico al ofrecido en las redes o página web de la empresa. Efectivizar las promociones, respetar las condiciones, plazos de entrega o el plus prometido.
  • Buena política postventa. Contestar todas las quejas en tiempo y forma, es fundamental, pero no es el único paso que se debe dar. El cliente necesita ser escuchado y comprendido, y atendido con cortesía y amabilidad. Si se produce un problema y el cliente se siente perjudicado, se debe buscar una solución que le satisfaga, dentro de los parámetros posibles. La implementación de una política de devoluciones o cambio del producto, puede ser una posible solución. Lo importante es que el cliente quede satisfecho, y el incidente sea olvidado fácilmente.
  • Evaluación de satisfacción. Una vez entregado el producto, es importante una evaluación por parte de éste sobre la experiencia de compra y sobre el producto en sí. Esta información es invalorable para la empresa, y para el cliente es una forma de sentirse apreciado

Los clientes complacidos son parte del patrimonio de la empresa, cuidarlos es fidelizarlos. Su satisfacción es el inicio de una buena relación con la marca.

¡Compartir es demostrar interés!

¿Qué te pareció la nota? Por favor, dejanos tu calificación.

Sé el primero en dejar un comentario

Queremos saber tu opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Puede usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Suscribirse al newsletter