Cómo convertir a un cliente en un embajador de marca

convertir a un cliente en un embajador de marca

Cómo convertir a un cliente en un embajador de marca

Se puede convertir a un cliente en un embajador de marca cuando, como primera medida, se encuentra satisfecho. Un cliente satisfecho, se convertirá en un cliente fiel, y comunica esta satisfacción a su círculo íntimo, y en las redes sociales.

El entorno de difusión “boca a boca”, es muy eficiente con las nuevas tecnologías de comunicación, mediante el teléfono móvil esto se potencia aún más. Por ello, un cliente insatisfecho puede provocar una reacción en cadena mayor que lo que puede generar un cliente conforme.

Las estimaciones dicen que un cliente satisfecho, atrae entre 3 y 5 clientes más, mientras que uno insatisfecho, aleja entre 10 y 11 potenciales clientes. Por esto es que fidelizar clientes es un tema que requerirá esfuerzo, motivación y mucha estrategia.

1. A través de la web

Una de las estrategias del Inbound Marketing o marketing de atracción, es crear una página web que sea atrayente. No solo se le debe tratar de vender el producto, la idea de hoy es prestarle un servicio al posible cliente, que conozca de qué se trata lo ofrecido, cuáles son sus ventajas, desventajas y porque es tan conveniente.

Para convertir a un cliente en un embajador de marca o Brand Advocate, es necesario brindarle información que lo motive. De esta forma puede disipar todas sus dudas, contagiarle el entusiasmo, atraparlo y convertirlo en un cliente satisfecho a través de la venta del producto o servicio ofrecido.

2. Llamar su atención

Lo primero es llamar la atención del futuro cliente, que conozca lo que se le está ofreciendo, aunque no conozca la marca. Esto puede lograrse a través de buenos contenidos en redes sociales, colocar la página web en los primeros lugares de los buscadores, entre otras opciones.

3. Motivarlo

Una vez que el cliente ha comprado el producto o servicio, se lo debe motivar y hacerlo sentir que es especial.  No se debe descuidar responder todas sus consultas o dudas en la página web de la empresa, o invitarlos a que conozcan el local donde se exhibe el producto. La comunicación y el intercambio deben ser fluidos.

motivacion

4. Ofrecer cupones de descuento

Otra de las formas es crear pequeños incentivos, como cupones de descuento o incluirlos dentro del ticket de compra. Enviarles información personalizada sobre los productos ofrecidos, o los nuevos lanzamientos de la empresa.

Cuando la empresa lanza promociones para lograr nuevos clientes, jamás debe olvidarse de los que ya lo son desde hace un tiempo. Incluirlos en estas promociones, incluso con alguna ventaja sobre los nuevos, creará a un embajador de marca.

5. Invitar a que conozcan nuevos productos

Cuando la empresa lanza un producto o servicio nuevo, por ejemplo, es importante invitar a los clientes a que los conozcan. Los hará sentirse especiales, ya que podrán conocer el nuevo producto antes que los demás, y será mejor publicidad para la empresa.

degustacion de productos

Conocer qué es lo que piensan los clientes de los productos ofrecidos por la empresa es una buena estrategia de branding. Invitando a los clientes a que dejen sus comentarios, se sabrá si los valores que se pretenden difundir están llegando correctamente a la gente.

6. Comprometerse con causas de interés para nuestros clientes

La comunicación con el cliente no siempre debe ser a través de ofrecimiento del producto o servicio. Actualmente los temas ecológicos, del cuidado del planeta, despiertan mucho interés, y hacerle saber que la empresa está comprometida con el medio ambiente, es un punto a favor.

Está comprobado de forma fehaciente, que un producto recomendado por la familia o amigos, en el 50% de los casos se convierten en nuevas compras. Es por esto, que convertir a un cliente en un embajador de marca es tan importante como parte de una estrategia.

En la actualidad, la mayor parte del “boca a boca”, se produce en las redes sociales a través de Internet. Entonces, involucrarlos en la “conversación”, que sepan que la empresa tiene interés en sus opiniones, y saber recompensar sus comentarios a través de promociones exclusivas.

Como conclusión, convertir a un cliente en un embajador de marca, no es una tarea sencilla y que se acaba con la compra del producto. Es como el branding de una empresa, los valores que la llevaron a ser lo que es, deben ser durables y perdurar en el tiempo.

Es como si a cada cliente se le diera el título de copropietario de una porción de la empresa. La recomendará y defenderá como si fuera propia.

¿Qué te pareció la nota? Por favor, dejanos tu calificación.

Sé el primero en dejar un comentario

Queremos saber tu opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Puede usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Suscribirse al newsletter